¡EL SER HUMANO ELIGE SU FORMA DE VIVIR!

 

EL MUNDO

ESTADO MENTAL

ATRACCIÓN

INFIDELIDAD

LA MÙSICA

LA RAZA HUMANA

DOLOR Y MALDAD

SANCOCHO MENTAL

Falso y Mentiroso

ESTRELLAS/PLANETA

Angustia Mental

Coquetas y Coquetos

Humillación

 

COQUETAS (OS) Y OFENSAS


A veces, nosotros los seres humanos, decimos ser amigables de orden y respeto hacia los demás; sin embargo, nuestra actitud del momento desmiente un posible sentimiento de rectitud.

 

Es cierto que no debemos juzgar a nadie, por tan sólo actuar discordante en un momento tal, pero, como está escrito en la Biblia: “El otro no peca hasta que le dan la oportunidad de hacerlo”.

 

Si nos sujetamos al dicho bíblico, podríamos interpretar, que nosotros los seres humanos poseemos un sentimiento de hipocresía oculto, el cual, da a relucir de forma no esperada hechos o actos que perjudican a terceros.

 

Es por ello, que debemos estar pendiente a todo acto y hecho que ejecutamos en el diario vivir, tomando en consideración de forma vigilante, aquel sentimiento oculto que tanto daño hace a los demás, teniendo de esta forma, un control posible, de erradicar dicho sentimiento de superioridad, de engaño y envidia.

 

Cuando hablamos de superioridad, engaño y envidia, (sentimientos diversos) pero conectados entre sí, data en el ser del sentimiento oculto una mezcla de los mismos que, estimulan uno más, para actuar en este caso en hipocresía oculta.

 

Según el diccionario la coquetería se refiere a la persona que desea gustar a otro.

 

Si es mujer, desea gustar a los hombres, y si es hombre desea gustar a las mujeres.

 

Aquí el punto de importancia sería, la intención de fondo de cada uno, es decir, si la intención de sentirse apreciada o apreciado, va más allá de lo dicho, puede implicar un posible sabotaje entre aquellos quienes son parejas.  Dando a entender poca claridad del papel que cada uno desempeña como tal.

 

Ahora, según la cultura de cada nación, las formas de coquetería son diversas y se expresan conforme a su ambiente, de forma política o de forma más directa (seducción).

 

Según comentario del psiquiatra Oscar Adrián en el mundo islámico la mujer debe mantenerse cinco pasos detrás del hombre, cuando así circulan en la calle; en caso contrario se considera ofensa y, si ésta, que utiliza un velo que cubre su rostro, observa la cara de otro hombre, se considera un acto de impureza.

 

En el caso de las mujeres esquimales, no que sean más recatadas que en cualquier otro lugar, mas como hace abundante frío, deben de cubrirse para evitar congelarse.

 

En Latinoamérica, las mujeres se aprovechan del clima cálido, en especial las del Caribe y Sudamérica, para provocar con el desnudo, alegando por supuesto, el calor que ostenta la zona y, sucesivamente se convierte en moda que día tras día la mujer y el hombre utiliza como excusa”.

 

Ahora, si nos preguntamos del por qué al respecto, es decir, la razón de que tanto hombre como mujer actúa de esa forma, aparte de lo dicho con antelación, tomaremos en consideración la parte consciente e inconsciente del ser humano, es decir, la parte consciente que “domina actos y hechos” en el ser, no es puesto en práctica, lo cual llevaría al ser a un razonamiento de lo que es y en todo caso a lo que se atañe.

 

Mas, lo que aplica, es la parte inconsciente que, “no que dominen” mas son dominados por ella, ya que el ser humano de dicha índole sólo hace lo que ve y escucha; es decir, no es un ser pensante mas imitador del boom del momento.

 

Si un grupo de varones o mujeres en grado elevado visten de cierta forma, acompañados de publicidad, lo más “lógico” erróneamente hablando es que el resto de la población, desee imitar no sólo la vestimenta sino la conducta también, que si alguien está en desacuerdo le llaman fuera de moda o de tiempo, peligrando así el núcleo familiar cuando los padres son de dicha camada (personas que ostentan ser más jóvenes de lo que realmente son) y, desean ser apreciados por los demás, lo cual incita a incentivar a los hijos en seguir dicha dirección.

 

Aquí vale la pena mencionar un pasaje bíblico de dos ciudades: Sodoma y Gomorra, donde no sólo se imitaban la vestimenta del desnudo sino también la práctica que acarrea dicha postura, siendo la misma rechazada por Dios (Jehová), destruyendo con fuego y azufre tales ciudades, entiéndase, tanto padres como hijos fueron borrados de la época que para entonces era la gran moda, en dichos lugares, mas no aceptado por Jehová Creador.

 

Es decir, cuando un padre o una madre consienten una moda sin conciencia, mas de perversión, el hijo o la hija  debería calificar dicha actitud dentro de la palabra de Dios para que en el mañana no sean fulminados como las ciudades de Sodoma y Gomorra.

 

  • No imite sin razón

  • Más bien escucha, juzga y evoluciona al más allá.

 

  • Eres un ser valioso y no necesitas imitar a nadie para serlo.

  • Valórate como eres.

 

  • Si eres cristiano o cristiana valórate en la palabra de Jesucristo y no en el mundo.

Lee Santiago Santiago 4:4 para que no te queme.

 

 

 

 

Firme el Libro de Visita